LA HISTORIA

Tango y Milonga abre sus puertas en 1987 ofreciendo una carta argentina destacando platillos como el churrasco de lomo, las empanadas y el jugo de carne. Su diseño era setentero y los ventanales que dan a la vista panorámica estaban sellados, por lo tanto, proponía un ambiente tipo ciudad de México.

En 1999 se cambia el concepto y el tipo de restaurante. Los Alcatraces ofrece comida mexicana contemporánea destacando el flameo en la mesa, medallones al limón y los postres como especialidad. Los ventanales que dan a la vista panorámica se abren convortiendose en ventanas corredizas para unir el interior con el exterior y crear una experienca completa.

En el año 2011 el restaurante  renueva su carta implementando una cocina fusionada con técnicas francesas y sabores mexicanos, como la pechuga alcatraces y tártara de atún.

Ahora Los Alcatraces toma un nuevo rumbo, continuando con la tendencia de la cocina mexicana contemporánea, el chef propone un enfoque a los ingredientes morelenses. Diseña platillos que realzan los sabores de los productos locales a través de combinaciones originales y presentaciones creativas como los huesitos al chipotle, el mole de guayaba y el filete de res morelense.